El catálogo monumental de Jerez, rico y muy variado, nos predispone al recorrido urbano, a establecer rutas artísticas y a indagar sobre un ayer detenido en tanta piedra histórica. La Jerez musulmana, las iglesias, los palacios, las calles y las plazas del casco urbano más tradicional de la ciudad nos aportan elementos suficientes y capaces de ayudarnos a mejor entender el largo devenir de la población. Como complemento, los museos jerezanos nos amplían este conocimiento histórico y nos informan sobre las manifestaciones más fuertemente enraizadas en el espíritu de la ciudad.