Con el fin de elegir la forma jurídica debe que mejor se adapte a las características del proyecto a desarrollar, y dado que cada proyecto empresarial cuenta con unas características propias, es necesario tener en cuenta los siguientes aspectos en el momento de efectuar la elección.

TIPO DE ACTIVIDAD Y SECTOR

Tanto la actividad que vaya a desarrollar la empresa como el sector, pueden condicionar la elección de la forma jurídica. En determinadas ocasiones la normativa aplicable establece una forma concreta. (p. ej. agencias de viaje).  En otros casos, la naturaleza misma de la actividad puede llevar aparejado un alto riesgo que aconseje la limitación de responsabilidad propia de las formas mercantiles.

 

NÚMERO DE PROMOTORES

El número de personas que intervengan en el lanzamiento de una nueva empresa también puede condicionar la elección. Dependerá si se trata de empresas individuales o sociedades, e incluso existen determinadas formas jurídicas que exigen un número mínimo de socios (sociedades laborales y cooperativas).

 

NECESIDADES ECONÓMICAS

Otro aspecto que influye a la hora de seleccionar la forma jurídica es la dimensión económica del proyecto empresarial a desarrollar y el hecho que para constituir determinadas sociedades se exige un capital mínimo:

  • Sociedad Limitada: desembolso de capital social mínimo: 3.005,06 €.
  • Sociedad Anónima: desembolso de capital social mínimo: 60.101,21 € . 
  • Empresario individual: no supone la dotación de capital social.

  

RESPONSABILIDAD DE LOS PROMOTORES

Según la forma jurídica escogida se puede restringir la responsabilidad al capital aportado a la sociedad o afrontar el riesgo de responsabilizar tanto el patrimonio personal como el social:

  • Responsabilidad  limitada (sociedades anónimas, de responsabilidad limitada, etc.):  limitan su responsabilidad al capital aportado o que se ha comprometido a aportar.
  • Responsabilidad ilimitada, afectando tanto al patrimonio mercantil como al civil (empresario individual, sociedad colectiva, etc.): no limitan la responsabilidad quedando afectado todo su patrimonio a las resultas del negocio.

  

ASPECTOS FISCALES

Sedeben tener en cuenta a la hora de realizar la elección de forma jurídica los resultados que se prevén obtener en el ejercicio de la actividad empresarial, y la carga fiscal que el beneficio empresarial tendrá que soportar:

  • Las sociedades tributan a través del Impuesto de Sociedades cuyo tipo impositivo es fijo (35%). Las cooperativas tributan también a tipo fijo, pero en este caso del 20%.
  • Los empresarios individuales - personas físicas o comunidades de bienes - lo hacen a través del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) en que el tipo impositivo va incrementándose progresivamente en función del aumento de los rendimientos empresariales. 
Zona:

Volver a la Zona de Asesoramiento
Guía de Formas Jurídicas - PÁGINA PRINCIPAL
Aspectos a considerar
Resumen comparativo de formas jurídicas
Ventajas e inconvenientes de cada una
El empresario individual o "Autónomo"