El Empresario Individual o Autónomo es una persona física que realiza de forma habitual, personal, directa, por cuenta propia y fuera del ámbito de dirección y organización de otra persona, una actividad económica o profesional a título lucrativo, dé o no ocupación a trabajadores por cuenta ajena.

Es una figura habitual en el mundo de la empresa y constituye una de las formas más frecuentes a la poner en marcha un negocio. Generalmente se asocia  con el autoempleo, dado que el propietario de la empresa es a su vez trabajador en la misma, independientemente de la actividad que desarrolle y del tipo de trabajo que realice.

A la hora de crear una empresa, esta figura suele ser la más elegida.

Características:

  • Control total de la empresa por parte del propietario, que dirige su gestión.
  • La personalidad jurídica de la empresa es la misma que la de su titular (empresario), quien responde personalmente de todas las obligaciones que contraiga la empresa.
  • Cotiza a la seguridad social en el régimen especial de trabajadores autónomos.
  • No existe diferenciación entre el patrimonio de la empresa y su patrimonio personal.
  • No precisa proceso previo de constitución. Los trámites se inician al comienzo de la actividad empresarial.
  • Para determinadas actividades tiene la opción de tributar por "módulos".
  • La aportación de capital a la empresa, tanto en su calidad como en su cantidad, no tiene más límite que la voluntad del empresario.
Zona:

Volver a la Zona de Asesoramiento
Guía de Formas Jurídicas - PÁGINA PRINCIPAL
Aspectos a considerar
Resumen comparativo de formas jurídicas
Ventajas e inconvenientes de cada una
El empresario individual o "Autónomo"