PREMIO CABALLO DE ORO 2007

GONZALO FERNÁNDEZ DE CÓRDOVA Y TOPETE

Gonzalo Fernández de Córdova y Topete, Caballo de Oro 2007

Gonzalo Fernández de Córdova y Topete, Marqués de Grañina y Valparaíso, ha sido galardonado con el Caballo de Oro 2007, máxima distinción que ofrece el Ayuntamiento de Jerez a las personalidades que han destacado por su aportación al mundo del caballo. La comisión encargada de designar el nombre del premiado, presidida por la alcaldesa, Pilar Sánchez, valoró su dilatada trayectoria, jalonada de méritos, así como su prolongada dedicación al caballo.

Gonzalo Fernández de Córdova y Topete nació en Sevilla en noviembre de 1917, y desde muy pequeño comenzó a montar a caballo. De hecho, su presentación en público tuvo lugar cuando sólo tenía cinco años. Ha sido juez nacional de Doma Vaquera, Doma Clásica, Saltos, Concurso Completo de  Equitación, de Completo de Enganches, y Profesor de Equitación. Como jinete ha participado en toda España en Concursos de Doma, Salto y Completo de Equitación, obteniendo importantes resultados en Aranjuez, Madrid, San Sebastián y Gijón, entre otras ciudades. También participó en carreras de caballos, en las que obtuvo importantes clasificaciones.

Imagen del premio Caballo de Oro

Desde 1976 reside en Jerez, estando estrechamente vinculado al Comité Organizador de la Feria del Caballo como vocal de la misma, siendo juez de distintas competiciones hasta hace sólo varios años. Fue profesor en la Real Escuela Andaluza del Arte Ecuestre, donde llegó a impartir el mejor curso de monitores que se ha dado en España, según la Federación Hípica Española: tuvo como alumnos a todos los jinetes de dicha escuela que imparten clases en la actualidad. También dio clases para civiles y militares, en el aula hípica de la Yeguada Militar.

Gonzalo Fernández de Córdova fue impulsor de la afición a los concursos de saltos en Jerez. Impartió a un grupo de jinetes jerezanos un primer curso, tras el cual pudieron empezar a participar en distintos campeonatos. Sus alumnos y los alumnos de sus alumnos abrieron picaderos de saltos, como el de los Maldonado, donde se formaron estupendos jinetes; o el de Marcos Núñez, fundador del Centro Ecuestre Los Lagos, de donde surgieron Rocío Gómez, monitora de la Escuela Municipal de Chapín, Manuel Delgado, Carlos Sancho, y tantos otros.

Gonzalo Fernández de Córdova ha dedicado su vida al caballo movido por su afición desmedida y sin otro tipo de interés que trabajar en la promoción del mundo ecuestre.