Premio Caballo de Oro 2011

Ramón Guerrero González recibirá el Caballo de Oro 2011 de Jerez a título póstumo

Ramón Guerrero González recibirá a título póstumo el Caballo de Oro 2011, según ha decidió el jurado de este galardón, presidido por la alcaldesa, María José García-Pelayo, e integrado, como vocales, por Antonio Real, delegado de Turismo, Cultura y Fiestas; Felisa Rosado, delegada de Deportes; Francisco Cáliz, delegado de Impulso Económico; Antonio Montero, concejal responsable de Promoción y Eventos; Rafael Garrido, vocal de RAID de la Federación Hípica Española; Javier Mota, director técnico de la Yeguada de la Cartuja Hierro del Bocado; Juan Carlos Román, gerente de la Real Escuela Andaluza de Arte Ecuestre; Isabel Montaldo, jefa de Promoción y Comercialización Turística del Patronato Provincial de Turismo; Isidoro Vargas, coronel jefe de la Yeguada Militar; Manuel González Piñero, delegado provincial de Turismo y Deportes de la Junta de Andalucía; Jan de Clerck y Ana María Bohórquez. Como es costumbre, el trofeo se entregará el sábado de la Feria del Caballo próxima en un solemne acto.

El jurado, según argumentaba en su fallo del 15 de febrero de 2012, ha tenido en cuenta para tomar la decisión la amplia trayectoria de Ramón Guerrero en múltiples facetas como jerezano, pero especialmente en su vinculación al mundo del caballo.

Nacido en Jerez el 29 de agosto de 1923 y fallecido el pasado 23 de enero de 2012, fue un hombre activo y participativo en el mundo empresarial cuya consecuencia, además de generar riqueza para la ciudad, propició la creación de empleo. Entre sus logros destacan su trabajo para que en el aeropuerto de Jerez operara la aviación comercial, siendo el primer delegado de AVIACO. Durante más de 25 años fue Cónsul de Bolivia en Jerez. Se dedicó al negocio familiar de bodegas, ganadería y agricultura y a llevar el nombre de Jerez por el extranjero con el negocio de los vinos. Gracias a su formación en idiomas fue representante de prestigiosas multinacionales en España. Fue una de las familias más importantes en Jerez y en España en cuanto a la cría de caballos, destacando sus famosos Hispano-Hackeys, caballos de origen inglés que cruzados con ejemplares andaluces obtuvieron los mejores ejemplares para el enganche. Su nombre y el de su familia están unidos a la cría del caballo Cartujano.

Dos de su mayores éxitos en el mundo ecuestre fueron su contribución a la organización de la Semana del Caballo de 1959 y conseguir traer a España a la Escuela Española de Equitación en Viena, logro que le reportó recibir de la Casa Real Española, la más alta condecoración: El Toisón de Oro, y del Gobierno austríaco, el regalo de dos yeguas tordas y un semental de raza Lipizana.

Su vida está estrechamente unida a una familia de bodegueros, ganaderos y agricultores, como su padre Manuel Guerrero Lozano y a su abuelo Manuel Guerrero Castro, que fue presidente del importante Real Jockey Club de Jerez, que tuvo como objetivos la mejora de las razas caballares autóctonas así como organizar eventos ecuestres, entre los que cabe destacar el histórico Concurso Equino de 1929. En otro ámbito, fue una familia pionera en la producción del corcho en dehesas cercanas a los Montes de Propio.

Estos son los méritos más sobresalientes del premiado, galardón que tiene el nombre propio de Ramón Guerrero pero cuya concesión se extiende a toda un estirpe familiar entregada a la ciudad y la caballo.