LAS CINCO LLAGAS

  • Nombre completo de la Hermandad.

Hermandad y Cofradía de Nazarenos de las Sagradas Cinco Llagas de Cristo, Nuestro Padre Jesús de la Vía-Crucis y María Santísima de la Esperanza.

  • Sede canónica:

Iglesia de San Francisco, sita en Plaza Esteve.

Nuestro Padre Jesús de la Via Crucis. Foto: Fernández Lira
María Santísima de la Esperanza. Foto: Fernández Lira
  • Titulares.

Nuestro Padre Jesús de la Vía-Crucis y María Santísima de la Esperanza.

  • Reseña histórica

Los comienzos de esta señera corporación nazarena principian con la causal salida en rogativas de unos jóvenes celosos de Dios desde una castiza calle de casco antiguo de la ciudad de Jerez de la Frontera denominada ya por entonces Carpintería. El motivo y la motivación de semejante procesión de disciplinantes respondían a la asfixiante sequía y también las malas cosechas que asolaba y azolaba a tan Muy Noble y Muy Leal Ciudad allá por el año 1.561. Estas penitenciales manifestaciones de Fe se prorrogan a lo largo y ancho de nueve días. Un buen número de estos disciplinantes eran niños que acompañaban a insignes caballeros de la localidad. Maridaje significativo a tenor del hieratismo patente en dicho primer esbozo penitencial. Al finalizar teles manifestaciones de público fervor, nimbadas a no dudarlo de piedad y devoción, trataron con el Reverendo Padre Guardián Fray Luis de Horozco del Convento de San Francisco el beneplácito de una Cofradía de disciplina. El Reverendo solicitó pareceres al resto de frailes y seguidamente y sin ningún tipo de trabas ni cortapisas dieron la conformidad. Se les concedió a los inminentes cofrades la Capilla de los Mártires que, posteriormente, se denominó de Santa María de la Esperanza.

El Reverendo Padre Provincial y el Reverendo Padre Comisario refrendaron y aprobaron así dicha concesión el 31 de marzo de 1.561. La corporación queda denominada como Muy Antigua Cofradía de Las Llagas. Veinticinco días después de la fundación se celebró el primer Cabildo con más de doscientos hermanos en el transcurso del cual se designó una comisión para que revisara las Reglas redactadas por don García Dávila, que tenía el titulo de administrador de la Cofradía, siendo Hermano Mayores Francisco Martín Palomino y Juan López con su correspondiente Junta de Gobierno. Las Reglas tardaron cinco años en ser aprobadas.

La Cofradía era ante todo y sobre todo una hermandad de penitencia y de Semana Santa, limpia y netamente. No es la hospitalidad en alguna de sus formas o cualquier otra obra de misericordia la que motiva su fundación sino la devoción a las Cinco Llagas de nuestro Señor y su Sangre. Tenía la Hermandad, además de su devoción natural a las Cinco Llagas de Cristo, el doble carácter a la devoción eucarística y mariana. Su fiesta principal será el domingo infraoctavo del Corpus y, en esa puntual jornada, efectuaba una procesión por las calles colindantes al Convento de San Francisco (calle Larga y Lancería), hasta la vuelta al cenobio franciscano. Su segunda festividad se fechaba en la del dieciocho de diciembre, festividad de la María Santísima de la Esperanza, donde se ordena procesión con la imagen de la Virgen.
La última procesión del año era la del Jueves Santo: existen rigurosos datos fidedignos en este sentido a propósito de que la Hermandad sacaba un calvario representando la Sagrada Lanzada de Cristo. Con Crucificado y Longinos. El capítulo 19º de las antiguas Reglas especifica que la procesión de penitencia deberá hacerse el Jueves Santo alrededor de las diez de la noche. Sin embargo, una hora antes de las diez se ha debido reunir ya la cofradía para comenzar, delante del Crucificado, los penitentes a disciplinarse. La túnica de la Hermandad era blanca y el itinerario se prefijaba indistintamente cada año siendo de obligado cumplimiento la presencia en la Colegial de la ciudad. También procesionaba, junto al Crucificado, una imagen de la Virgen de la Esperanza. En 1.771 la Hermandad ha de ubicarse en el histórico templo de San Juan de los Caballeros por deterioro y mal estado del Convento de San Francisco. No existen documentos concluyentes de la extinción de la Hermandad pero parece probable que no volviese ya a su lugar de origen. A finales del siglo XIX no consta en la nómina de Hermandades de la Semana Santa jerezana.

El 2 de Junio de 1.939 un grupo de fieles jerezanos, siendo guardián entonces del Convento franciscano el P. Bernardino Puig Salas, se dirigió al Cardenal Segura y Sáenz y le presentó un proyecto de Reglas para la reconstitución de la antigua Hermandad de las Cinco Llagas. Pero en lugar del antiguo paso de la Lanzada, que llevaba la Cofradía antigua, eligieron a un Nazareno camino en su vía crucis al monte Gólgota. El advocación de la Virgen sería idéntica a la de la cofradía extinguida: Esperanza. El Cardenal Segura aprobó las Reglas el 21 diciembre de aquel año y la cofradía hizo su primera salida procesional el año 1.941.

No sólo desde esta reorganización, sino desde que se fundó originariamente allá por 1.561 la Hermandad de las Cinco Llagas ha procurado guardar cuidadosamente el inapreciable tesoro de la fe católica y de caridad de sus fundadores, acrecentándolo y enriqueciéndolo para así trasmitirlo a las sucesivas generaciones. Asimismo ha mantenido impecablemente su férrea fidelidad a la austeridad y penitencia que le son propias, y en la Madrugada del Viernes Santo constituye un auténtico distingo de fervor que se enjoya con el verdadero buen gusto de sus magníficos pasos. Así se ha hecho acreedora, hoy día, al respeto y consideración de las gentes, ante las que continúa explicando, con anual lección de auténtica penitencia, cuan grande, profundo y sincero es el sentido religioso de la Semana Santa Jerezana.

Señor de la Via Crucis. Foto: Fernández Lira
  • Paso de Misterio

Jesús con la Cruz a cuestas camino del Calvario.

Capataz: Martín Gómez Moreno.

Exorno floral: Césped

Acompañamiento musical: No lleva. Es de riguroso silencio.

  • Paso de Palio

Representa a la Virgen Santísima bajo palio.

Capataz: Eduardo Biedma Barea (paso de palio).

Exorno floral: Claveles blancos.

Acompañamiento musical: No lleva. Es de riguroso silencio.

Manot de Nuestra Señora de la Esperanza. Foto: Fernández Lira
  • Escudo y túnica.

Túnica blanca de sarga con la cola sobre el brazo. Cinturón de esparto y sandalias color avellana.

  • Atributos más destacados.

Todo el juego de insignias de esta cofradía merece el subrayado de su destacado al considerarse un cuerpo estético muy compacto dentro de una misma línea artística. Así por ejemplo, la Cruz de Guía, que rememora las antiguas cruces de manguilla. El Libro de Reglas cuyas páginas están graficadas a mano por el artista local José Luis Torres (virtuosas láminas de Nuestros Sagrados Titulares incluidas) o el así denominado Libro de Difuntos, donde se consignan el nombre de todos los cofrades fallecidos.

  • Otros datos de interés.

Estilo de la cofradía: De riguroso silencio y marcado carácter penitencial.

Lugares destacados para presenciar el paso de la cofradía: Barrio de San Pedro y de regreso por Carpintería Baja.

Se compone de 260 hermanos y procesionan 124

  • Junta de Gobierno.

La actual Junta de Gobierno tomó posesión de su cargo el 8 de marzo de 2011.

- Director Espiritual: Rvdo. D. Juan Luis Salido Mateos

- Hermano Mayor: Juan Lupión Villar

- Tte. Hermano Mayor: José Barrera Jiménez

- Mayordomo: Rafael Cordero Jaén

- Secretario: Ernesto Romero del Castillo

- Tesorero: Juan Infante Jiménez

Es Cofradía de silencio por lo que no lleva acompañamiento musical.

 

 

  • Modos de contacto.

- Sede social o Casa de Hermandad de las Cinco Llagas: Calle Diego Fernández Herrera 6 y 8.

- Teléfono Casa de Hermandad: 956341362

- Página web: hhttp://cincollagasjerez.blogspot.com.es/

Frontal del paso de Palio de Nuestra Señora de la Esperanza. Foto: Fernández Lira