Banda Municipal de Música de Jerez de la Frontera

La Banda Municipal de Música de Jerez, fue constituida en 1930, a instancias del Ayuntamiento local, siendo Alcalde D. Santiago Lozano Carralón, si bien su impulso y organización previa, se deben a la iniciativa del anterior primer edil, D. Enrique Rivero, quien en 1929, encarga a D. Germán Álvarez – Beigbeder la creación de esta formación musical.

Álvarez – Beigbeder, jerezano de nacimiento, había sido músico militar desde 1913, fecha en la que obtuvo plaza como Músico Mayor de Infantería de Marina destinado en África, hasta 1929, cuando solicita su regreso a la vida civil y es nombrado Director del Conservatorio “Odero”, de Cádiz.

Desde la fundación de la Banda, en 1930, y hasta su jubilación, en 1955, Don Germán ocupó el cargo de Director de la misma, cargo que además compatibilizó con el de Director de la Academia Municipal de Música, creada por él mismo para formar a los aspirantes a músicos de la “Municipal”.

Revolución musical en Jerez: Moisés Davia

Tras esta primera etapa, en 1955 es nombrado Director de la Banda Municipal de Música, el hasta entonces Director de la Banda de Santiago de Compostela, D. Moisés Davia Soriano, músico profesional nacido en Chinchilla de Montearagón (Albacete), artífice de una verdadera “revolución musical” en el Jerez de la época.

En tan sólo unos meses funda el Orfeón Jerezano, a continuación crea la Escuela Municipal de Música, y más tarde organiza y dirige la Orquesta Sinfónica de Jerez, consiguiendo en los pocos años que estuvo en la ciudad, el cariño y la admiración de buena parte de la población, a la que consiguió acercar a la música.

Davia se marchó de Jerez el 2 de enero de 1962, tras aprobar las oposiciones para dirigir la Banda Municipal de Alicante, siendo su despedida un auténtico acontecimiento, que llenó de amigos y conocidos el andén de la Estación Jerezana de Ferrocarriles.

Consolidación y crecimiento: Joaquín Villatoro

La vacante que dejó D. Moisés Davia, fue cubierta poco después por otro insigne músico, no menos fundamental en la historia de la música en Jerez, el cordobés de Castro del Río, D. Joaquín Villatoro Medina.

Villatoro llegó a Jerez en 1962, y una de sus primeras prioridades fue la de convertir la Escuela Municipal, en Conservatorio Municipal de Música, lo que consiguió en 1964, ayudado por el entonces Ministro de Educación, D. Manuel Lora Tamayo.

Enamorado del Flamenco, y convencido de que la mejor preparación de un pueblo es la cultura, su labor en Jerez, hasta que se jubiló en 1981, alternó la Dirección de la Banda Municipal de Música, con la Dirección del Conservatorio, la Orquesta Sinfónica, y el Orfeón Jerezano.

Tiempos de transición en la música Jerezana: José Ramón Cabrera

Tras el maestro Villatoro, y asumiendo el cargo de manera interina, fue nombrado Director en funciones de la Banda Municipal, D. José Ramos Cabrera, profesor de solfeo, clarinete y saxofón de la Escuela Municipal de Música, y clarinete solista tanto de la Banda como de la Orquesta Sinfónica de Jerez.

A Ramos Cabrera, se atribuye una extraordinaria labor pedagógica, realizada en los escasos cuatro años en los que estuvo al frente de la Institución, una labor que además contaba con la dificultad añadida de desarrollarse en un periodo de plena transición en la Banda Municipal de Música de Jerez.

Desde 1985 hasta 2012: Francisco Orellana

En 1985, y tras esta etapa de dirección interina, es nombrado nuevo Director de la Banda Municipal, D. Francisco Orellana Gómez, músico de vocación desde su nacimiento en Jerez, donde cursó estudios en la Escuela Municipal de Música, para pasar posteriormente al Conservatorio “Manuel de Falla” de Cádiz, antes de proseguir con su formación en el Conservatorio Superior de Música de Málaga.

D. Francisco Orellana, cuenta con una importante experiencia profesional, ya que perteneció a la Banda Municipal de Santa Cruz de Tenerife, y fue músico de la Armada tras ganar un Concurso-Oposición, antes de establecerse definitivamente en Jerez, donde dirigió el Conservatorio Municipal de Música entre 1981 y 1998, siendo además profesor en la Escuela Municipal de Música, entre 1999 y 2004.

Conocedor de otras tendencias musicales, tras algunas estancias temporales en Estados Unidos y Sudamérica, Orellana cuenta con diversos premios y reconocimientos, como el premio Nacional de Composición a su Exaltación a la Semana Santa, de 1981, o el Premio “Catavino de Oro” de Jerez, por la importante labor en pro de la música desarrollada en Jerez.