ELOISA ESTÁ DEBAJO DE UN ALMENDRO

jueves 31 de enero 2019

Categoría: Villamarta Portada, Teatro

Por: SOLEDAD MALLOL - MARIO MARTÍN - FERNANDO HUESCA


Teatro

Descuento G-25/ Descuento 6/ Cupo Centros Educativos/ Amig@ del Villamarta

Flash is required!

Jueves 31 de enero, a las 20.30 horas

 

COMPRAR

 

de Enrique Jardiel Poncela

REPARTO POR ORDEN DE INTERVENCIÓN

ANA AZORÍN - CARMELA LLORET - GUILLERMO LÓPEZ-ACOSTA - FERNANDO HUESCA - DAVID BUENO MARIO MARTÍN - CRISTINA GALLEGO - SOLEDAD MALLOL - SERGIO OTEGUI - FERMÍ HERRERO

DIRECCIÓN MARIANO DE PACO SERRANO

VERSIÓN RAMÓN PASO

DIRECTOR DE ARTE FELYPE DE LIMA

 

UN JARDIEL PARA ELOÍSA

Jardiel es uno de los autores más importantes e influyentes de la Literatura española. Independientemente de que sus obras se siguen representando por medio mundo y de que sus libros se siguen reeditando constantemente; independientemente de que los empresarios españoles inteligentes, cuando tienen una mala temporada, siguen recurriendo a Jardiel para que se la arregle; independientemente de que es un autor estudiado en los colegios y plagiado habitualmente por muchos dramaturgos actuales; Jardiel fue la inspiración de la llamada Otra generación del 27, además de anticipar el absurdo europeo (cuando Ionesco visitó España y le preguntaron si le gustaba el país, respondió que no, porque no podía gustarle un país que había tratado tan mal a Jardiel Poncela) y creó un tipo de humor que conectó con la intelectualidad mundial y con el público español, dos conceptos que suelen ser difíciles de hacer coincidir. Jardiel, en su teatro, inventó una manera de hacer las cosas, una manera de la que el Teatro universal es heredera. Él adivinó una forma teatral que rozaba lo cinematográfico, sus puestas en escena estaban adelantadas a su tiempo en varias décadas, porque Jardiel entendió el teatro europeo moderno... antes de que apareciese.
A pesar de su corta vida, Jardiel fue capaz de escribir casi cuarenta comedias – estrenadas todas ellas alcanzando por igual el favor del público, el desprecio de la crítica y la envidia de los colegas de profesión – entre las que se cuentan títulos emblemáticos del teatro europeo como Cuatro corazones con freno y marcha atrás, Un marido de ida y vuelta, Usted tiene ojos de mujer fatal, Los habitantes de la casa deshabitada, Tú y yo somos tres o esta misma Eloísa está debajo de un almendro, el buque insignia de su producción teatral. Además, publicó cuatro novelas con brillantísimos resultados. Una de ellas, La tournée de Dios, tuvo el dudoso honor de ser prohibida durante la República por tener una ideología demasiado conservadora, y después, durante el Franquismo, se volvió a prohibir por ser considerada demasiado liberal en sus planteamientos ideológicos. A todo esto hay que sumar más de un millar de artículos, cientos de cuentos cortos y decenas de poemas... Además de una buena cantidad de cuplés. Por cantidad y calidad, por innovador y creador de una forma nueva de hacer comedia, por haber alcanzado casi todas las distinciones literarias relevantes, Jardiel es uno de los principales autores europeos.

En cuanto a la personalidad, Jardiel fue siempre un ecléctico que tuvo una muy personal visión de las cosas, como le pasa a todos los intelectuales que realmente lo son. Fue un hombre de mucho carisma – entre hombres y mujeres – que puso toda la fuerza de su carácter en su pluma y en su obra. Muy influido por Oscar Wilde, George Bernard Shaw y Ramón Gómez de la Serna, Jardiel escribió mucho sobre su propia obra, explicando los motivos que le habían llevado a escribirla, además de avanzar valiosísimas conclusiones sobre lo que ocurriría con ella en el futuro. Jardiel estaba seguro de que su teatro, su creación en general, se comprendería realmente y sería aceptada como se merece mucho después de su muerte. En vida chocó con la incomprensión y la tontería humana. Él cifraba sus anhelos en el futuro, y el tiempo, por fin, le ha dado la razón. Independientemente de las ideas con las que he abierto este escrito, la realidad es que Jardiel es un autor para el siglo XXI. En un momento de infantilización de la cultura, en un momento donde el público huye de los teatros a causa de los contenidos, Jardiel llena el teatro, y Jardiel llega al público. Él tenía razón.

Eloísa está debajo de un almendro es la obra más importante de Jardiel Poncela. En ella se puede reconocer al mejor Jardiel, al más brillante, al más ingenioso, al maestro del humor – algo melancólico, eso sí – pero también al más profundo. Él mismo diferenciaba sus comedias entre las que tenían “corazón” y las que no. Por “corazón” se entiende un gusto por lo elevado, por lo profundo, por lo inteligente, por el amor, considerando ese amor como una fuerza inspiradora que redime y salva a los personajes. En Eloísa... ese “corazón” es la fuerza centrífuga que aclara los misterios, que sana las heridas y que articula toda la trama. La casa de los Briones es un manicomio donde el recuerdo de un crimen del pasado ha enloquecido a una familia, que no andaba muy bien de la cabeza ya de por sí. Todo es confusión y caos en el principio de la comedia, hasta que gracias al amor de Fernando hacia Mariana, llega la claridad, se desvelan los misterios y regresa cierta forma de cordura a la familia.

Las virtudes de estilo, peripecia y aceptación por parte del público de Eloísa está debajo de un almendro son ampliamente conocidas. Se trata, sin duda, de su comedia más ingeniosa. Tanto la situación de Edgardo, que prometió no volver a levantarse de la cama, y que viaja desde ella; hasta la criada Práxedes, que vive en una aceleración constante, hablando a una velocidad de vértigo, mientras maniobra entre la acumulación de muebles que es la casa de los Briones; pasando por la tía Clotilde, que se enamora de Ezequiel sólo porque le cree un asesino en serie, una especie de Landrú; todo ello conforma la galería de tipos, situaciones y humor más salvaje de Jardiel. Algunas de las réplicas más ingeniosas de su teatro se condensan en esta comedia. Sus diálogos más ágiles, más precisos, con más jardielismos salen de Eloísa... Además, la universalidad de su trama (una pareja enamorada separada por las circunstancias familiares, circunscrita a un ambiente de enajenación y excentricidad) hace que la obra conecte inmediatamente con todas las generaciones. No es un accidente que todos los montajes profesionales de Eloísa... hayan sido un éxito de público. Jardiel gusta, gusta mucho. Y de todo lo de Jardiel, Eloísa... es de lo que más gusta.

La necesidad de la presente versión nace de las condiciones actuales del teatro. En el momento en el que Jardiel escribe Eloísa está debajo de un almendro el teatro es el espectáculo más popular en España – sin apenas competencia por parte del cine y sin ninguna competencia por parte de la televisión o Internet – y las compañías son grandes. Hay muchos actores en nómina. En estos momentos, los repartos son más reducidos. Por eso principalmente he abordado el trabajo de reducir el elenco de esta obra para poder hacer de su puesta en escena un proyecto más razonable. Hay que tener en cuenta que Jardiel siempre estuvo a la cabeza de sus contemporáneos en cuanto a lo que modernidad se refiere. En este momento, él mismo habría escrito una Eloísa... que se ajustase más a los parámetros actuales. Además de eso, en la versión he reducido la duración de la obra levemente. Y, sobre todo, he eliminado la utilización de animales en escena. Las situaciones siguen siendo las mismas – hasta se mantiene la riqueza cómica del prólogo – el humor continúa siendo el mismo y los personajes continúan siendo los mismos con las actitudes y roles que Jardiel les asignó. Tal cual Jardiel, pero con facilidades.

Ramón Paso.

Un espacio marcado por personajes, excentricismo y comedia. 

A partir de la conciencia de la fuerza que subyace a la experiencia del excentricismo de los personajes, buscamos un espacio escénico desde donde pensar de otra forma, con otra perspectiva, con otro punto de vista. Una forma diferente de relacionarnos con la excentricidad, que responde a la necesidad de crear un nuevo espacio para comprender de otro modo su ser y con ello, abrir nuevos significados. El envés de la cordura, en cuanto fuerza de ruptura que puede iniciar nuevos cauces de acción y comedia, poniendo en tela de juicio y traspasando los limites de la racionalidad asumida en la sociedad.

En este sentido, cabría preguntamos si es posible una visión de la obra en la que una nueva forma de relacionarnos con el excentricismo de la alta sociedad reaparezca y, con ello, hacer del espacio escénico un mundo propio. Y quizá, preguntarnos también: ¿podemos apelar al excentricismo para que estos personajes vivan en libertad? Algunos pensamos que sí y que para ello hace falta, precisamente, un poco de rareza.

Eloisa está debajo de un almendro es el lugar desde donde es posible hacer del mundo, un mundo propio. Ante las relaciones humanas que lo rodean es necesario crear un espacio para la existencia, donde sea posible que los personajes, a pesar de tener la sensación de haber llegado al borde, sea capaces de empuñar sus extravagancias, detenerse y recorrer un trecho para encontrarse nuevamente.

En un único espacio convive los múltiples espacios y varias sillas hacen de pantalla del cine, una fila de butacas, una gradilla de dos escalones, lámparas, una cama, una linterna cinematográfica, libros, un aparato de radio, multitud de objetos extraños, una campana de estación, un tiro al blanco, sillones, mesas, consolas, multitud de cacharros, jarrones, relojes de mesa, lámparas, velones, floreros, urnas, un gran reloj de pared, un armario, una alacena, un pequeño arcón …

… Las personas que sufren de Síndrome de Diógenes son a menudo poco conscientes de que tienen un problema . A diferencia de quienes tienden a almacenar muchos objetos, los afectados por el trastorno perturban la convivencia y habitabilidad de su vivienda al invadir habitaciones y pasillos, donde apilan objetos sin ton ni son y apenas dejan un pequeño camino por el que pasar. En este caso no existen dichos objetos, las sillas y los personajes llenan por completo el ambientes escénico creando una nueva forma de transitar y de habitar.

Felype de Lima

SINOPSIS

La locura y el amor. Mariana y Fernando están enamorados. Ella ama en él todo lo que tiene de misterioso y de atormentado, pero le desprecia cuando se comporta como un hombre normal; y él la ama porque está convencido de que es la clave del misterio que se desarrolla en su casa. Crimen y familia. Ambas familias están unidas y enfrentadas por un crimen del pasado, y ambas familias están tan locas que hacen que las cabras montesas – ésas que se despeñan por cualquier tontería – parezcan animales perfectamente equilibrados. Absurdo y Jardiel. Un hombre que viaja sin salir de la cama, un asesino de ¿mujeres?, una señora que ha hecho de la excentricidad una forma de vida... Eloísa está debajo de un almendro es la cumbre del humor y del teatro de Enrique

Jardiel Poncela.

 

 



Otras noticias

Últimas noticias:

MANUEL LOMBO

Músicas de Hoy


ANTONIO OROZCO

Músicas de Hoy


ANTONIO OROZCO

Músicas de Hoy


REVÓLVER

Músicas de Hoy


BURUNDANGA

Teatro/Ciclo Humor


FILM SYMPHONY ORCHESTRA

Concierto

CONSTANTINO MARTÍNEZ-ORTS, director musical


Ir al archivo ->