JOSÉ DE LOS CAMARONES - MANUEL FERNÁNDEZ "EL BORRICO"

Palacio Villavicencio

Ciclo Los Conciertos de Palacio

José de los Camarones

El Borrico

Miércoles, 1 de marzo, a las 19 horas

COMPRAR

 

JOSE DE LOS CAMARONES

Hijo de un mariscador, vástago de la humildad y la pobreza, faenaba como aquel en el limo primigenio que inunda los esteros de la cercana Bahía. Comprometido y reivindicativo hasta la médula, el joven José no fue ajeno a la realidad de su tierra endémica en desigualdades de todo tipo. A resultas, estas circunstancias adversas son determinantes a la hora de afrontar su cante, su compleja personalidad, y su forma de entender e interpretar el flamenco; constituyen junto con sus aspiraciones, ansia de vida y cualidades innatas, claros ejemplos de su forja como persona y cantaor.

José de los Camarones, José Galán, antaño conocido por otro nombre artístico, “ya no me hablo con ese hombre”, nació para el Flamenco, durante la primavera del año 1955, en uno de sus solares emblemáticos, el de San Miguel de Jerez de la Frontera. “Al escuchar aquel primer llanto que más pronto que tarde se tornaría en seguiriya, soleá, toná, o unos fandangos, la Plazuela entera cual gran corrala de vecinos lo celebró por bulerías”. Al poco recabó en la cercana hoyanca, un lugar físico, estigmatizado por la impronta del arrabal y del ejido, y a decir de muchos de los que allí habitaron, también un estado mental.

José de los Camarones ha sido llamado a destacar en este arte, la afición y la crítica especializada así se lo reconoce a lo largo de su dilatada trayectoria profesional. En su haber, el merecido galardón “Melón de Oro” del festival de Lo Ferro (Cartagena) en 1998. Pletórico en registros sonoros, pero con una característica forma de calibrar el impacto que produce su interpretación de los diferentes palos del cante, que domina en abundancia; un repertorio singular que abunda en el sincretismo, bebe de la fuente de los maestros sufíes, y de la mística española de Santa Teresa y San Juan de la Cruz, frecuenta la poesía andalusí, y a los clásicos del siglo de Oro; su “heterodoxia” no es gratuita, paradójicamente consiste en revisar la tradición.

En alguna ocasión y en referencia a este hecho, se ha descrito a José como “uno de los últimos dinosaurios del flamenco”, comentario que alude a su proceder y a la consideración para con un arte, que él sabe vivir y ejecutar como pocos, con absoluta maestría, pero sobre todo a la impronta de genuino calado que le entronca con los grandes maestros pretéritos que lo encumbraron. Sapiencia que se ha visto reflejada en posteriores grabaciones como“Cuatros jinetes negros”, “El cante en su pureza”, o este, por el momento su último trabajo, “Joyanka”, que ahora lleva y adapta a los escenarios.

Empero esas inmisericordes moiras que intervienen en el destino de cada hombre, en ocasiones hacen pagar un elevado peaje por el tránsito. En tal sentido la trayectoria vital y profesional de José “el de los camarones”, ha constituido de continuo un auténtico acto de supervivencia tanto anímica como artística. Al infortunio, y en cierta medida, al propio éxito mal digerido, habría que añadir ese no sé qua trágico que suele acompañar a aquellos que deambulan entre los claros oscuros que configuran el retablo flamenco del cante. Donde el vino ofrecido al victorioso héroe no sólo hay que saber beberlo, además como sentencian los viejos del lugar, hay que saber mearlo, y donde la corona áurea de laureles, el tiempo, demuestra que de latón es…

José ha sido todo esto y más, para y por el cante, en el que ha experimentado y saboreado las mieles de la victoria, y la hiel de la derrota, pero ante todo y a pesar de todo, José Galán, “el de los camarones” ha ejercido de él mismo, sabiendo sobreponerse a todo y atreviéndose a vivir la vida del cantaor sin restricciones artísticas, ni complejos, salvo la del respeto por un arte que le inflama el corazón e inspira.

JOSÉ GIL VALENCIA FLAMENCOS DE TOMBUCTÚ

MANUEL FERNÁNDEZ “EL BORRICO”

Manuel es hijo del menor de los hijos varones de TÍo Gregorio El Borrico de Jerez y sobrino de MarÍa La Burra. Familia directa de Terremoto, Sordera, Los Parrilla, Los Moraos, Los Zambos y un largo etc. ...Por parte materna, la rama de los Carrasco.  Familia de los Jero, tocaores de Jerez, tío Diego Carrasco, Fernando y Curro de la Morena etc.…

Vivió durante 20 años en Sevilla, donde estuvo cantando en muchas peñas. A su vuelta a Jerez hizo su presentación como cantaor profesional en la ACF D. Antonio Chacón de Jerez. 

Manuel Fernández ‘El Borrico’ está completando un 2016 excelente. Pese a llevar poco tiempo dedicado profesionalmente al cante, el jerezano escala paulatinamente puestos en su carrera artística, y su progresión no solamente se ha hecho notar en Jerez, donde sus recitales en peñas han tenido especial relevancia, sino también fuera de la ciudad. El último sucedió en Madrid, donde su presencia en ‘Las Noches Flamencas de los Ángeles’, ha causado un gran impacto. “El flamenco es puro sentimiento, arte y jondura y en forma personal de expresión. Él canta, transmite y nos hace sentir y vibrar. No es un cantaor al uso, es un puro cantaor, no se parece a nadie, su estilo, basado en su tradición familiar, sobrepasa este hecho, llegando a ser un cantaor con una impronta personal e única y seguramente irrepetible”.

Cante Manuel Fernández “El Borrico”

Guitarra Antonio Jero 

Palmas José Peña, Israel López