Anthony Blake hará posible lo 'Prácticamente Improbable' en el Teatro Villamarta

El mentalista juega con la casualidad y convierte su espectáculo en una secuencia continua de situaciones supuestamente imprevisibles

Anthony Blake hará posible lo imposible mañana sábado día 2 de junio en el Teatro Villamarta. De alguna manera, esto forma parte de su profesión como mentalista desde que llegara al mundo del espectáculo hace ya más de 30 años. Ahora, con 'Prácticamente Improbable' juega con la casualidad  a través de una secuencia continua de situaciones supuestamente imprevisibles.

En este nuevo espectáculo, Blake entra y sale del escenario, se mueve entre el patio de butacas buscando la participación del público, que siempre acaba haciendo o diciendo algo que él había predicho. Convencido de que las causalidades no existen, logra que éstas se puedan provocar.

En su opinión, con ello se consigue, por un lado, “un juego de provocación” y, por otro, “de control de los acontecimientos”, dentro de una propuesta que califica de “muy participativa”. No obstante, precisa que tiene muy claro que en sus espectáculos sólo utilizará a las personas que quieren hacerlo, pues “no hay peor cosa en este mundo que obligar a realizar algo que no se quiere hacer”. De todas formas, Anthony Blake sostiene que “el público sabe perfectamente que siempre se busca que los espectadores se encuentren lo más confortable posible”.

Entre los momentos más impactantes de esta propuesta, el mentalista se queda con aquél en el que le pide al público que piense en sus recuerdos -”de su infancia o de hace 10 minutos”- para revelarlo luego “con detalles que ni siquiera el propio espectador recordaba”.

Explica que siempre busca innovar, sorprender al público. A este respecto, señala que muchas de sus ideas son fruto de un estudio profundo que, en la actualidad, se centra en técnicas antiguas del periodo comprendido entre 1910-1940 y que él pretende modernizar. Y es que, en su opinión, existe un “material magnífico” de antes de la Segunda Guerra Mundial, que el artista investiga. “De ahí se pueden sacar números nuevos basados en cosas muy antiguas”, sostiene.

Desde que le regalaron siendo niño aquella caja de 'Magia Borrás' surgió su atracción por este singular mundo artístico. Sin embargo, fue en su época de universitario y, tras un año sabático, cuando comenzó a trabajar de forma profesional. Han pasado más de 30 años y Anthony Blake sigue siendo una referencia como mentalista, una disciplina por la que se decantó y que “llevaba mucho tiempo sin un avance claro”. 

Departamento de Comunicación

Jerez, 1 de junio de 2018