CELESTINA, la tragicomedia

Por: F. de Rojas

COMPAÑÍA ATALAYA

RICARDO INIESTA, dirección y adaptación

Descuento G-25 / Descuento 6 / Cupo Centros Educativos

Viernes 16 de marzo a las 20.30 horas

COMPRAR

 

REPARTO

Celestina Carmen Gallardo

Gallardo Elicia Lidia Mauduit

Calisto Raúl Vera

Sosia Jerónimo Arenal

Melibea Silvia Garzón

Centurio Manuel Asensio

Sempronio Manuel Asensio

Tristán María Sanz

Pármeno Jerónimo Arenal

Pleberio Raúl Vera

Areusa María Sanz

Lucrecia Lidia Mauduit

EQUIPO ARTÍSTICO-TÉCNICO

Coros y voces Esperanza Abad
Música Luis Navarro y temas populares de Europa del Este y Balcanes
Espacio escénico Ricardo Iniesta
Coreografía Actores de Atalaya
Vestuario Carmen Giles
Maquillaje y peluquería Manolo Cortés
Fotografía Luis Lillo
Grabación y edición de música Emilio Morales
Coordinación técnica Alejandro Conesa
Técnico de sonido Emilio Morales
Técnico de luces Alejandro Conesa
Contabilidad Rocío de los Reyes
Producción y Distribución Victoria Villalta
Producción y Comunicación Paz Lopez Millón
Secretaría y Gestión Teresa Martínez
Ayudante de dirección Sario Téllez
Dirección y adaptación Ricardo Iniesta

Duración aproximada: 1 hora 45 minutos

CELESTINA o el teatro de la crueldad

Gerald Brennan la antepone en calidad al mismísimo Quijote, más asequible a los lectores y –aunque también muy crítico socialmente- más asumible por los códigos de conducta imperantes.

Su puesta en escena ha requerido 140 ensayos, el mayor proceso de creación en los más de treinta años de Atalaya; a los que cabría añadir varios meses de trabajo para la adaptación del texto. “La Celestina” tiene 65.000 palabras, lo que supondría una duración cercana a las diez horas… Pero en todo caso no me ha resultado complicado reducir a una sexta parte el texto ya que la columna vertebral del mismo es muy nítida. Hay que tener en cuenta que ésta era una obra para ser leída, no para ser representada. Esto se traduce en que son muy numerosos los parlamentos originales que carecen de acción.

Mi elección al elegir los textos vino propiciada por la propia apuesta dramatúrgica y por mi visión de los personajes. Elegí una buena parte de los monólogos de Celestina para mostrar la multitud de matices que atesora este personaje, uno de los más ricos escritos en el teatro de todos los tiempos: desde lo más grotesco, a lo más feroz; desde sus más bajos instintos hasta su inteligencia y su habilidad, desde su picardía hasta sus temores,…

Asimismo aposté desde un comienzo por la idea de que los criados y las prostitutas tuvieran especial relevancia, denotando el trasfondo ideológico de la obra, su carácter blasfemo, irreverente y de crítica social. En cuanto a los personajes de Calisto y Melibea, he huido de la visión con que se nos suelen presentar, espe- cialmente en la segunda. Lejos de la idea de mujer cambiante, superficial, ingenua y débil, el texto la presenta como rebelde, insumisa, inteligente y coherente. Calisto, por su parte, resulta más tragicómico, caprichoso, ridiculizado por los criados y Celestina, y primario en su relación con Melibea, pero tiene instantes de lucidez y coraje.

El dinero está presente en la obra como elemento primordial que provocan la cosificación de todo, incluso de las personas; algo que le confiere una rabiosa actualidad… Propicia la exacerbación de la codicia individualista, que si en la época de Rojas podía suponer un revulsivo para la naciente sociedad burguesa, en nuestros tiempos amenaza con llevar al ser humano a su extinción.

Otro elemento significativo es el tiempo. Todos los personajes actúan movidos por la prisa y la impaciencia de vivir. Algo absolutamente adelantado a su época.

Igualmente actual es el tratamiento de la mujer, su dignidad y rebeldía que se plasma en Melibea, pero también en las meretrices y en la propia Celestina. El planteamiento del sexo por parte de todas ellas como sinónimo de liberación significa otra subversión para su tiempo… e incluso del nuestro…

Hemos conservado el “castellano de bronce” que tanto influyera en Valle, sin la fonética antigua, pero con el ritmo y sonoridad que la convirtieron en una obra única admirada en todo el mundo, cuyo monólogo final –de Plebe- rio-posee la grandeza y fuerza emotiva de los más encumbrados de la Trage- dia griega.

En cuanto a la puesta en escena, la presencia de los actores resulta casi cons- tante a lo largo del espectáculo, de manera que, respetando la individualidad de los personajes principales, se ha creado un coro de figuras que adoptan diferentes roles. Por momentos son criados, prostitutas, verdugos o gentes de la calle. Transforman el espacio escénico, ejercen de porteadores o crean atmósferas y potencian el nivel emocional con sus cánticos.

Todavía más que en las acciones físicas, la coralidad se percibe en las voces de los actores, en los textos y en los cánticos populares, desde los balcánicos a los del sur de Italia y Galicia. En la estética de nuestra Celestina está presente la influencia de Brueghel o el Bosco, pero también la del expresionismo alemán más radical, pasando por los disparates de Goya; mientras que en el estilo interpretativo se aúnan el teatro de la crueldad de Artaud y la comedia del arte italiana, llevadas a escena por las tres generaciones de actores que conforman el equipo estable de Atalaya.

Ricardo Iniesta

PREMIOS DE LA CELESTINA

Premio al Mejor Espectáculo del V Festival Internacional Noches de Moscú 2016 Premio Mejor actriz del Festival Ciudad de Palencia 2013
Premio Escenarios de Sevilla al Mejor director 2013
Premio Escenarios de Sevilla a Mejor actriz 2013
Premio Escenarios de Sevilla Mejor diseño de luz 2013
FESTIVALES INTERNACIONALES
Festival Noches de Moscú (Rusia) 2016 Festival Don Quijote (París) 2016 Clausura Teatro Pavón por la Compañía Nacional de Teatro Clásico 2015 Festival Santiago a Mil (Chile) 2014 Festival de Formosa (Argentina) 2014 Festival Asunción (Paraguay) 2014

EXTRACTOS DE CRÍTICAS

El Mundo.
Carlos Toquero: “Intensa ceremonia de Atalaya. Una celestina laica, blasfema y libertaria a la que da vida muy bien Carmen Gallardo hasta el punto que nada tiene que envidiar a la Jeanne Moreau de Vitez. Atalaya y Ricardo Iniesta lo han hecho con valentía, sabiduría, tesón y coraje; con imaginación y fuerza”

El Norte de Castilla.
Fernando Herrero: “Carmen Gallardo incorpora una Celestina excepcional, que juega en todos los terrenos. Se nota el gran trabajo de ensayos que ha permitido llegar en plenitud al estreno mundial. Una positiva recreación que fue muy aplaudida. Atalaya continúa su trayectoria de muchos años con rigor y creatividad”.

Tribuna.
Festival de Almagro.
M. L.: “Atalaya interpretó con brillantez, a través de una fórmula original, rápida y animada que envuelve a l respetable y le hace vivir con intensida d el devenir de los acontecimientos. Carmen Gallardo representa de forma sublime tanto que, incluso, al final de la representación cuesta hacerse a la idea de que esa Celestina que se movía por el escenario no era aque- lla „vieja. codiciosa y tierna sino una actriz”

Revista Ercilla.
Santiago de Chile: “Una estupenda ´Celestina´.
Un montaje dinámico y muy atractivo. Coreografía creativa, ágil y armónica. Comunicación máxima con el espectador. Visita de lujo, embajada bienvenida, aporte para nuestros escenarios y, ojalá, con regreso”.

ABC.
Madrid.

Julia Amezúa: “El montaje funciona; llega al público por la dirección atinada, el ritmo, la fuerza del texto que fluye en dicción clara y la implicación de los actores. Carmen Gallardo está muy bien. Muchos aplausos”

Las Provincias.
Valencia.
J.V.Peiró: “Los actores están brillantes a pesar de la exigencia sobrehumana de los ágiles movimientos y las difíciles partes corales. El público se encontrará con una verdadera Celestina; gustaría a Fernando de Rojas. Que vuelva a Valencia pronto”

ABC.
Toledo.
Antonio Illán: “Atalaya ha logrado una Celestina mo- derna y creíble. Un espectáculo total con excelente dramaturgia y extraordinaria plástica. Una iluminación antológica. Encanta al público. Dan ganas de volver a verla.”

Diario de Sevilla.
Alfonso Crespo: “Es regocijante enfrentarse a esta Ce- lestina. La obra campa ligera rauda. Potente hallazgo los cánticos telúricos. Unos selectos actores con la gran Carmen Gallardo a la cabeza”

El Correo de Andalucía.
Lola Guerrero: “Magnífica dramaturgia. Encomiable atrevimiento. Un espacio escénico rico en imágenes. Una magnífica iluminación expresionista; un vestuario tan imaginativo como elegante. Maestría y dominio escénico de los actores. Carmen Gallardo una diosa de la interpretación que nos deja sin respiración”.

El Mercurio.
Santiago de Chile.
Pedro Labra: “La propuesta de Atalaya luce muy ágil y física, de gran vitalidad y belleza visual, ejecutada con indudable destreza. Un sin número de imaginativos juegos gestuales y cuadros plásticos”

Abc.
Asunción (Paraguay).
José Luis de Tone: “Texto bien dicho y mejor interpretado. Mantiene atornillado a la silla al espectador. Carmen Gallardo es una magistral Celestina. Todo expuesto con maestría”.