María José León Soto

Nace en Jerez de la Frontera, donde inicia su preparación artística en la Escuela de Fernando Belmonte, estudiando Flamenco, Danza Española y Danza Clásica. Completa su formación en Sevilla y Madrid con numerosos maestros: Matilde Coral, Manolo Marín, Ciro, María Magdalena, Manolete, Merche Esmeralda, Pedro Azorín, Carmen Cortés, Javier Barón, Javier Latorre, etc...

Obtiene el título de Danza Española por el Real Conservatorio de Madrid, actualmente homologado al Grado Superior en la especialidad de Coreografía.
 
Apasionada por la enseñanza continúa incansable su preparación tomando parte en numerosos cursillos de perfeccionamiento y alimentándose de otras disciplinas como la danza contemporánea, el método pilates, danza oriental, etc, que enriquecen su visión de la danza y de sus formas de transmisión.

Su experiencia profesional como bailaora se inicia en Jerez con 17 años formando parte del ballet “Albarizas” creado por Fernando Belmonte.
Forma parte de diversas compañías, compartiendo escenario con figuras como Joaquín Cortés, Joaquín Ruiz, Antonio y Manuel Reyes, y exhibiéndose en los más importantes teatros.
Caben destacar:
Compañía Andaluza de Danza dirigida por Matilde Coral.
Compañía de El Camborio: “El flamenco y el poeta” . 
                                            Ópera “Carmen” en la Arena di Verona.
“Azabache” espectáculo creado para la Exposiciòn Universal de Sevilla, coreografiado por Manolo Marín.
“Alcázar” , espectáculo multicultural coreografiado en la parte flamenca por Joaquín Ruiz.

Ha colaborado en los cursos del Festival de Jerez como asistente de los maestros Javier Barón, Isabel Bayón y Rafael Campallo.

En los últimos años es invitada a colaborar como solista y coreógrafa en diferentes compañías en Italia, como “Flamenquevive” , con cuyo espectáculo “Pinturas”  participa en los más importantes festivales de danza de ese país.

Realiza una importante labor didáctica en Italia, donde imparte seminarios en numerosas ciudades, siendo un punto de referencia para aficionados y profesionales. Ha colaborado en proyectos sociales llevando el Flamenco a las escuelas e institutos superiores, realizando talleres en la cárcel de mujeres de Verona y participando al proyecto “Rom” en un asentamiento de gitanos nómadas del Este.
 
Como bailaora y como maestra es su afán conseguir transmitir el amor y el respeto que ella siente por el baile flamenco.