Rafaela Carrasco

Rafaela Carrasco

Como la mayoría de las bailaoras sevillanas de su generación, Rafaela Carrasco comenzó a bailar con seis años en la Escuela de Matilde Coral, donde obtuvo el certificado de la carrera de Clásico Español.

Con esta base y con el rigor que la caracteriza, la joven ha conseguido una formación técnica admirable, fruto, entre otras cosas, de las numerosas disciplinas que ha perfeccionado a lo largo de los años al lado de los mejores maestros de cada género. Además de ballet clásico, danzas regionales y flamenco, Rafaela Carrasco ha estudiado danza contemporánea bajo la guía de la bailarina y coreógrafa Teresa Nieto.

En 1991 entra a formar parte de la Compañía de Mario Maya donde, durante cuatro años, logra convertirse en solista y, más tarde, en primera bailarina con actividades de repetidora. A continuación baila durante dos años en la Compañía Andaluza de Danza, en calidad de solista y repetidora, y trabaja en ocasiones en los tablaos Los Gallos de Sevilla y Café de Chinitas de Madrid.

Su versatilidad le ha llevado a colaborar con numerosos artistas como Belén Maya en espectáculos tan aplaudidos como Fuera de los límites (2004); con Javier Barón, invitada a su espectáculo El pájaro negro; con Rafael Amargo en Amargo; con Ricardo Franco en De sol a luna; con Francisco Suárez en Orestes en Lisboa o con Cristóbal Reyes y Lola Greco en Pura pasión.

En 2002 obtiene el Primer Premio a la Coreografía, a la Composición Musical y a la Bailarina Sobresaliente en el Certamen Coreográfico de Danza Española y Flamenco de Madrid.

En 2003 crea su propia compañía con la que, sin abandonar nunca sus cursos por todo el mundo, ha creado espectáculos como Una mirada del flamenco, La música del cuerpo (ambos presentados en este Festival), Burlador, basado en la pieza teatral El Burlador de Sevilla, y Del amor y otras cosas, con el que visitó la XIª edición de este Festival, ConCierto gusto (pieza presentada en el XII Festival de Jerez) y Vamos al tiroteo, un espectáculo basado en las canciones populares de Lorca que se estrenó en 2008, en la XV Bienal de Flamenco de Sevilla.