Desde la Delegación de Medio Ambiente y Sostenibilidad se pretende fomentar la tenencia responsable de animales de compañía. Como seres vivos que son, tienen una serie de necesidades de alimentación y cuidado, además de una media larga de vida. Una mascota no es un juguete, que una vez que no sirve se abandona, su acogimiento conlleva una serie de obligaciones por parte del propietario y de derechos tanto del animal como del resto de ciudadanos y ciudadanas.

A la hora de adquirir un animal hay que hacerlo teniendo en cuenta que necesitan unos cuidados básicos que aseguren su bienestar, a la vez que la Salud Pública de los ciudadanos y ciudadanas, mediante la obligación de seguir un Plan Sanitario de vacunaciones y desparasitaciones periódicas.

Una de las posibilidades a la hora de acoger a un animal de compañía es adoptarlo de entre aquellos que se han extraviado, han sido abandonados ó cedidos para adopción por sus anteriores propietarios.

Las Asociaciones Protectoras de animales juegan un papel importante al establecer los criterios y perfiles de los posibles adoptantes, a fin de asegurar el bienestar futuro de los animales.