El alcohol como principal responsable de accidentes

La relación entre el alcohol y los accidentes es bien conocida, indistintamente del tipo de accidentes (laborales, de tráfico, etc.).

Concretamente con relación a los accidentes de tráfico y de manera general se estima que el conducir bajo los efectos del alcohol es responsable del 30-50% de los accidentes con víctimas mortales, del 15 al 35% de los que causan lesiones graves, y del 10% de los que no causan lesiones.

Concretamente en España, el 62,9% de los conductores de vehículos son bebedores habituales (consumen bebidas alcohólicas al menos una vez por semana) y el 18,8% consumen una media diaria de alcohol absoluto de 80 o más gramos. Así mismo entre las personas fallecidas en accidentes de circulación en el 50% de los casos se detecta alcohol, y en el 35% concentraciones superiores a 0.8 gr/l.

Lo que dice la normativa Ley de Seguridad Vial

Ver Legislación

En el permiso por puntos

El sistema de permiso para conducir por puntos fija las siguientes pérdidas por este tipo de infracciones. Conducir con una tasa de alcohol superior a la reglamentariamente establecida:

• Para tasas de más de 0,50 mg/l de aire espirado para conductores en general o más de 0,30 mg/l para conductores profesionales y titulares de permisos de conducción con menos de dos años de antigüedad, se restarán 6 puntos.
• Para tasas superiores a 0,25 hasta 0,50 (profesionales y titulares de permisos de conducción con menos de dos años de antigüedad más de 0,15 hasta 0,30 mg/l). Se restarán 4 puntos.
• También se penaliza con la pérdida de 6 puntos el incumplimiento de la obligación de someterse a las pruebas de alcoholemia.

Tasas máximas de alcohol permitidas para conducir

Conductores
Límite en sangre*
Límite en aire espirado*
(1)General

0,5 gr/l

0,25 mg/l

(2)Profesionales

0,3 gr/l

0,15 mg/l

(3)Noveles

0,3 gr/l

0,15 mg/l

(1)Tasas máximas permitidas a la población general de conductores.

(2)Tasas máximas permitidas a conductores de vehículos destinados al transporte de mercancías con una masa máxima autorizada superior a 3.500 kilogramos, al transporte de viajeros de más de 9 plazas, o de servicio público, al escolar o de menores, al de mercancías peligrosas, servicios de urgencia y transportes especiales.

(3) Tasas máximas aplicables a cualquier conductor durante los 2 años siguientes a la obtención del permiso o licencia que habilita para conducir.

(*) Las tasas obtenidas por análisis de sangre o por aire espirado son equivalentes, tan solo existe diferencia en la obtención de la muestra analizada.

Efectos del alcohol sobre la capacidad de conducción.

Los efectos del alcohol sobre el organismo humano se conocen bien. El alcohol produce una depresión no selectiva del sistema nervioso central, deteriorando la función psicomotora, la percepción sensorial (vista y oído), modifica el comportamiento de la persona, etc. En general, los efectos del alcohol son directamente proporcionales a su concentración en sangre: a mayor concentración mayor deterioro.

En relación con el alcohol y la conducción de vehículos, los efectos del alcohol pueden agruparse en tres grandes grupos:

• Efectos sobre la función psicomotora y sobre las capacidades del conductor.

Está perfectamente demostrado que el alcohol deteriora marcadamente la función psicomotora y la capacidad para conducir con seguridad. Quizás uno de los efectos más importantes, es que el alcohol aumenta el tiempo de reacción, es decir, aumenta el tiempo que tarda la persona, después de percibir plenamente las sensaciones y/o recibir información, en decidir qué debe hacer y cuándo actuar. Asimismo, el alcohol produce importantes efectos sobre la coordinación bimanual, deteriorándola, y sobre la atención y la resistencia a la monotonía. En relación con este último aspecto, la atención es un factor decisivo, ya se trate de atención concentrada (referida a un solo objeto), o difusa (que se distribuye simultáneamente en rapidísima sucesión entre numerosos objetos). Además, se altera la capacidad para juzgar la velocidad, la distancia y la situación relativa del vehículo, así como la capacidad para seguir una trayectoria o hacer frente a una situación inesperada. Los efectos del alcohol, al aumentar el tiempo de reacción, deteriorar la coordinación motora, el procesamiento de la información, disminuir la atención y resistencia a la monotonía, etc., disminuye marcadamente la capacidad para conducir con seguridad e incrementa el riesgo de accidente.

• Efectos sobre la visión.

El alcohol produce importantes efectos sobre la visión. La acomodación y la capacidad para seguir objetos con la vista se deterioran, incluso con niveles bajos de alcohol en sangre. Bajo los efectos del alcohol el campo visual se reduce, se altera la visión periférica y se retrasa la recuperación de la vista después de la exposición al deslumbramiento.

• Efectos sobre el comportamiento y la conducta.

El alcohol produce un efecto de sobrevaloración de la persona dando lugar a una mayor seguridad en sí mismo. Esto unido al deterioro de las funciones cognitivas, de lo que a veces el conductor no es consciente, ocasiona un mayor riesgo de accidente. Por otra parte, el alcohol puede alterar la conducta-comportamiento, y bajo sus efectos no son infrecuentes las reacciones de euforia, agresividad, conductas temerarias, etc.

Si se va a conducir, lo mejor es no beber nada de alcohol. Cada organismo asimila de una manera diferente la bebida. La tasa de alcoholemia refleja los gramos de alcohol puro por cada uno de sangre. Esta relación se puede calcular aplicando una operación matemática bastante sencilla.

En primer lugar, hay que calcular los gramos de alcohol puros ingeridos. Para hacerlo se multiplica la graduación de la bebida, es decir, la cantidad de alcohol en mililitros por litro de bebida, y multiplicarlos por 8. Así obtendremos la cantidad en gramos de alcohol puro por litro. Esta cantidad la debemos dividir por los litros de bebida ingeridos. Por último, tenemos que volver a dividir los gramos de alcohol puro ingeridos entre el resultado de multiplicar nuestro peso corporal por 0,7, si somos hombres, o 0,6, si somos mujeres. Esta constante refleja la cantidad de litros de sangre de los distintos individuos.

Fuente: Revista de Tráfico de la DGT. Estimación de tasas de alcoholemia una hora después de haber ingerido en ayunas alcohol. Con alimentos, la tasa puede disminuir a la mitad.

 

Bebida
Hombre
60 kg
Hombre
80 kg
Mujer
50 kg
Mujer
70 kg
1 lata de cerveza
(33 cl)

0,4 gr/l

0,2 gr/l

0,5 gr/l

0,4 gr/l

1 copa de vino/cava
(10 cl)

0,3 gr/l

0,2 gr/l

0,4 gr/l

0,2 gr/l

1 licor (4,5 cl)

0,3 gr/l

0,2 gr/l

0,4 gr/l

0,2 gr/l

1 brandy (4,5 cl)

0,3 gr/l

0,2 gr/l

0,5 gr/l

0,2 gr/l

1 combinado
(7 cl)

0,5 gr/l

0,4 gr/l

0,8 gr/l

0,5 gr/l

2 combinados

1 gr/l

0,8 gr/l

1,5 gr/l

1,1 gr/l

3 combinados

1,6 gr/l

1,2 gr/l

2,3 gr/l

1,7 gr/l