La educación vial tiene como objetivo reducir las consecuencias nefastas que ocasionan los malos hábitos de conducción y la falta de seguridad en el tráfico rodado, a través de la información, concienciación y educación en los valores de respeto y responsabilidad hacia los demás.

A través de la puesta en marcha de continuas campañas de información se pretende lograr una mayor sensibilización entre la población, y especialmente entre los más jóvenes sobre la importancia de cumplir las normas de circulación y mantener una conducta responsable.