Plano General

La Educación vial tiene como objetivo la formación del comportamiento de los jóvenes  y muy especialmente la de los niños en tanto que son usuarios de la vía pública, ya sea en su condición de peatón, como en la de conductor de bicicletas, ciclomotores o de forma pasiva como viajeros.

La evidencia de que el comportamiento social de los jóvenes en cuanto al tráfico, deja mucho que desear, es por lo que se hace necesario una implicación más profunda de las autoridades,  por ello se pone de manifiesto la inmediata necesidad de que los niños deben ser formados y educados para que su comportamiento adquiera verdaderamente naturaleza de ciudadano. En este aspecto la educación vial debe iniciarse en lugares como el Parque Infantil de Tráfico, donde no sólo aprenderán la teórica (información de Normas y señales) sino que además se oferta la gran posibilidad de llevarlo a la práctica en un circuito cuyo contenido se asemeje lo más real posible a las situaciones y vivencias cotidianas que cualquier individuo puede tener en temas de circulación. Esto serviría de base para que posteriormente los Profesores que cada día son más sensibles con los temas de educación vial inicien una asignatura  en las escuelas.

Un adecuado comportamiento vial, es decir un correcto uso de las vías públicas, es una parcela más del comportamiento ciudadano, que exige su correspondiente forma educativa. De ahí la justificación de integrar la educación vial en el marco General de la educación cívica.

Dos razones fundamentales exigen que el niño sea objeto primordial y privilegiado de la educación vial. En primer termino, el niño utiliza las vías públicas casi exclusivamente como peatón, y en su caso como viajero, es especialmente vulnerable y es esencial que se creen en él hábitos de comportamiento y conducta vial que le familiaricen con el fenómeno del tráfico, para adquirir un adecuado “sentido vial” que le sirva de defensa, al propio tiempo que esa enseñanza se encuadre en su educación integral. La segunda razón es de vital importancia: el ahora niño, será el futuro adulto, usuario de las vías públicas, y la preparación que ahora tenga y la formación de su comportamiento habrán de hacer de él un responsable ciudadano en todos los ordenes, y consecuentemente un buen conductor, viajero y peatón responsable.

Por todo ello, la buena disposición de este Ayuntamiento en contribuir en esta educación es de vital importancia, ya que se les ofrece a los escolares de nuestra ciudad un lugar idóneo para ello como es el “PARQUE INFANTIL DE TRAFICO”, para que con el interés de este Ayuntamiento se realice el sentido vial, en beneficio de incrementar entre todos la seguridad.

Más información: http://educacionvialjerez.com/