Sobre seguridad

  • Al salir de su domicilio, asegúrese de que las puertas y ventanas quedan perfectamente cerradas. Preste especial atención a los accesos situados en patios o puertas traseras ya que, habitualmente, son zonas más desprotegidas al encontrarse más ocultas.  
  • Siempre que salga, cierre la puerta con llave.  
  • Si pierde las llaves o reside en una vivienda anteriormente ocupada por otros inquilinos, cambie las cerraduras.  
  • Realice un inventario de los objetos de valor, relacionando números de serie o fabricación, u otras marcas que permitan su identificación. Incluya fotografías. 
  • Procure no dejar documentos con su firma cerca de sus talonarios de cheques. Evitará posibles falsificaciones.  
  • No informe a desconocidos de sus planes de vacaciones.
  • Cuide no dejar abundancia de correo en su buzón.
  • Encomiende la retirada del correo a una persona de su confianza. 
  • Procure que su vivienda aparente estar habitada: no baje del todo las persianas, instale un reloj programable que ilumine la casa por habitaciones en horarios distintos...
    • Si observa algún acto delictivo, avise de inmediato a la Policía Local.
    • En la calle, su mejor defensa es evitar situaciones de peligro.
    • Utilice el sentido común. Transmita una actitud confiada mediante su forma de andar y comportarse. Esto influirá al delincuente a la hora de elegir su víctima. Fíese de su intuición. 
    • No tome atajos por calles poco transitadas, subterráneos o zonas no edificadas. Es preferible un camino más largo, pero mejor iluminado o poblado. 
    • Evite portar joyas, o vístalas disimuladas bajo la ropa. 
    • Lleve encima las llaves y el monedero. En caso de sustracción del bolso, no perderá las llaves y se ahorrará el cambio de cerraduras.  
    • En caso de robo, grite aunque en apariencia no pueda oírle nadie, y busque la forma de escapar.  
    • Si le roban el bolso, no salga en persecución del ladrón; y si se entabla un enfrentamiento con el ladrón, entregue el bolso: lo primero es su integridad física.  
    • Si el atacante va armado, utilice el bolso como protección, y no pierda de vista el arma. Intente adivinar sus intenciones, pero NUNCA le plante cara.  
    • Trate de recordar el aspecto físico de su agresor (rasgos, cicatrices, tatuajes, etc...).  
    • Trate de mantener la calma. Con ello aumentarán sus posibilidades de escapar con rapidez.
    Si posee un negocio o comercio:
    • Mantenga su sistema de alarma en óptimas condiciones.
    • Evite dejar en el establecimiento cantidades importantes de dinero.
    • Procure estar acompañado al cierre y apertura del negocio.
    • Revise que todas las puertas y ventanas quedan bien cerradas.
    • Ante cualquier situación que pueda afectar a su seguridad, llame a la Policía Local.