El cuerpo de Vigilantes Municipales realiza sus servicios en distintas instalaciones municipales, que, sin que lleguen a requerir un servicio de policía, sí necesitan una seguridad estática. Así, algunos puntos donde operan los Vigilantes son el Parque Zoológico; la piscina cubierta; los complejos deportivos de Chapín y La Juventud; el mercado central de abastos; la Estación de Autobuses; centros cívicos, e instalaciones similares. Sus cometidos son mantener la seguridad de esas instalaciones, en permanente contacto con la Sala de Comunicaciones de la Policía Local, realizando una primera actuación, si fuera necesario, hasta la llegada de los agentes del 092.